lunes, 9 de abril de 2012

Maceta de chuches

Acabamos de celebrar la pascua y como madrina que soy le he regalado a mi ahijada (y al resto de primos para que no cojan celo) una maceta de chuches en la que iban metidos los huevos de pascua.


Como a nadie le amarga un dulce (excepto a un diabético, menos cuando esta hipoglucémico) esta puede ser una original manera de conseguir una sonrisa en San Valentín, un cumpleaños, una estancia en hospital o como embalaje para meter una joyita.


A mis chicos les ha fascinado, y tanto ellos como el resto de los familiares adultos han disfrutado  comiendo las gominolas y han quedado sorprendidos con la presentación.


Para hacerlo vosotros mismos sólo teneís que coger una maceta e icrustarla en espuma floral para que esta quede dentro (la esponjilla verde que venden para sujetar las flores artificiales) y ole poneís papel de albal para que no se vea lo verde (o de estraza o de lo que os parezca). Por otro lado ensarzais las chuces en pinchos morunos de madera según vuestro propio criterio (eso si, ahora que he visto los resultados, cuanto más colorido, más llamativas) dejando parte suficiente para poder clavarlos en la espuma. Luego lo envolveís con papel decorado tipo plastificado (para que no ser rompa) y lo sujetais con un lazo, un cordel o una cinta.



Espero que os haya gustado la idea y que le saqueis provecho!