lunes, 9 de diciembre de 2013

Árbol de navidad

Hace ya días que las calles están llenas de luces navideñas, los comercios decorados y se pueden comprar turrones y mazapanes en todas partes.


Hasta ayer yo no tenía claro si colgar o no árbol en casa, pero he decidido mantener el espíritu navideño y atraer los recuerdos de la infancia en la que el 25 madrugábamos más que cualquier otro día y buscábamos ansiosos nuestros nombres en los paquetes, que aunque bien es verdad que no eran muchos, y la mayoría de las veces contenían cosas necesarias como pijamas o calcetines, siempre, y con un gran esfuerzo, había algún juguete que hacía que las vacaciones pasaran volando.


Añoro aquel anhelo, aquel entusiasmo, aquella inocencia, aquella felicidad con lo más simple, la imaginación, la duda y la sorpresa... y creo que esos momentos sólo se reviven cuando se tienen pequeños en la familia y desde el otro lado, te vuelves creador de magia.

Éste año, como véis el árbol es más comercial, pero pienso usar mi creatividad en los detalles que faltan (como el faldón del pie).... si a alguien se le ocurre alguna idea, soy toda oidos.

Y de momento, sólo me queda desearos unas felices fiestas.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario